NOTICIAS
Reino Unido

El Parlamento alemán rechaza la vacunación obligatoria contra el COVID-19

Laurenz Gherke
Politico.eu 7/4/2022

El reciente levantamiento de la emergencia sanitaria en Uruguay y las consiguientes confusiones, altercados y disputas, entre quienes siguen la inercia del uso de tapabocas ineficaces y quienes lo rechazamos desde hace meses, ahora indiscutiblemente con todas las de la ley de nuestra parte, no debe hacernos perder de vista las cuestiones sustantivas. La ideología vacunatoria permanece activa y no ha sido derrotada, para demostrarlo es buen ejemplo Alemania. Debemos saludar el rechazo por una mayoría del parlamento alemán, del intento gubernamental para imponer vacunación obligatoria contra Covid-19 y a la vez tomar nota de quienes la impulsaron; el primer ministro Scholz y su ministro de Salud Lauterbach, ambos del partido socialdemócrata SPD (socialistas). A no perder de vista que en Uruguay, pese a los miles de efectos adversos y todas las innumerables evidencias científicas en todo el mundo contra las inoculaciones experimentales, se sigue "vacunando". Sin fuerte presión social en contrario, no se detendrán los experimentos y negociados a costa de la salud del pueblo uruguayo.

El parlamento alemán rechazó este jueves 7de abril, un proyecto de ley que habría hecho obligatoria la vacunación contra el coronavirus a partir de los 60 años, en una derrota del canciller Olaf Scholz y su intento de construir un consenso entre partidos sobre el tema.

De los 683 que votaron el proyecto de ley, 378 lo rechazaron y solo 296 lo apoyaron, entre ellos Scholz y el ministro de Salud, Karl Lauterbach, quien se mostró visiblemente decepcionado cuando se anunció el resultado en el plenario.

El resultado supuso un gran golpe para la coalición gobernante de los socialdemócratas de centroizquierda (SPD), los Verdes y los liberales Demócratas Libres (FDP), que no habían podido encontrar puntos en común ni siquiera entre sus propias filas sobre el tema después de meses de debate.

Lauterbach, quien, como Scholz, es socialdemócrata, hasta hace poco promovió un mandato estricto de vacunas (vacunación obligatoria) para todos los mayores de 18 años, pero al no reunir suficiente apoyo para presentar tal moción, finalmente se retiró y se puso detrás de la siguiente más estricta idea, que también fue el único proyecto de ley real que se ofreció en el parlamento el jueves.

«Si nadie hubiera sido vacunado, ahora tendríamos una catástrofe perfecta y estaríamos en un bloqueo total, eso debe entenderse», insistió Lauterbach durante el debate previo a la votación, reiterando su pregunta sobre si los alemanes realmente quieren acostumbrarse a varios cientos de muertes por COVID cada día.

Scholz y Lauterbach respaldaron la propuesta de exigir la vacunación a los mayores de 60 años después de que quedó claro que no habría una mayoría en el voto general para hacer obligatoria la vacunación para todos los adultos. Incluso entonces, el proyecto de ley, que en su lugar habría requerido que los adultos menores de 60 años al menos consultaran a su médico acerca de ser inoculados, fracasó.

Aunque muy lejos de su idea original, Lauterbach apoyó el compromiso también porque durante mucho tiempo ha estado preocupado por los más de 2 millones de alemanes no vacunados mayores de 60 años, que corren un mayor riesgo de sufrir casos graves de COVID-19 y podrían causar un colapso del sistema de salud si llega una nueva ola de infecciones en el otoño.

Debido a sus repetidas advertencias sobre esos escenarios, el ministro de Salud ha sido acusado en ocasiones de alarmismo, en particular por parte de colegas del FDP y políticos de la oposición.

Mientras tanto, una propuesta menos ambiciosa de los conservadores demócratas cristianos (CDU) y sus aliados bávaros de la CSU, con quienes forman el mayor bloque de oposición en el parlamento, fue rechazada de manera aún más contundente, con sólo 172 votos a favor de 678 en total.

Tema polémico

La votación del jueves marcó otro hito desafortunado del coronavirus para Scholz y su coalición de gobierno formada en noviembre pasado, dado que hasta ahora sólo han atraído críticas sobre el tema, ya sea por aparentes luchas internas o por la negativa del canciller a tomar el timón en una obligatoriedad de vacunación.

Fue Scholz quien primero dijo que los parlamentarios deberían decidir el tema, dejando que su ministro de salud convenza a suficientes legisladores de la importancia de un mandato de vacunación.

Lauterbach, una figura popular pero polarizadora, sin querer amplió su grupo de críticos a principios de esta semana cuando anunció en un programa de entrevistas nocturno que abandonaba un plan para levantar el aislamiento obligatorio para las personas con COVID. El cambio de sentido se produjo dos días después de que anunciara el fin del aislamiento a partir del 1 de mayo.

«Ministro federal de confusión», lo llamó un periódico alemán el jueves por la mañana.

Consciente de que la votación iba a estar reñida, Scholz convocó a la ministra de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, a Berlín para tratar de inclinar la balanza, obligándola a abandonar prematuramente una cumbre de ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN en Bruselas.

Pero la medida fue en vano: el debate parlamentario del jueves solo mostró cuán poco terreno común hay entre los parlamentarios cuando se trata de la obligatoriedad de la vacuna.

En lo que parecía ser un procedimiento alemán estereotípico, antes de que pudieran llegar a la votación, los legisladores tenían que votar sobre el orden en el que querían votar las diversas propuestas presentadas por diferentes grupos, entre ellas el rechazo total a la vacunación obligatoria por parte de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD).

Incluso la vicepresidente del parlamento, Aydan Özoğuz, se exasperó durante toda la votación. «Sería bastante apropiado si no comieras entre votaciones o fueras a otro lado», reprendió a un parlamentario.
«¡Y podrías por favor darte prisa!»

1 comentario en «El Parlamento alemán rechaza la vacunación obligatoria contra el COVID-19»

Deja un comentario