COLUMNA
Bélgica

Plandemia recargada: ¿Habrá nuevas “pandemias” después de la guerra?

Leonel Elola Verocay
Licenciado en Psicología.
NO+MENTIRAS 13/3/2022

Laboratorios biológicos en Ucrania

Hoy viernes en mi habitual relevamiento rápido de noticias matinales, leí una en un canal de Telegram, que de ser cierta significa una revelación impactante. Se titula: “En los laboratorios biológicos de Ucrania, se desarrolló la infección por coronavirus”. La fuente de la noticia es un artículo de un medio ruso, que está en idioma ruso y en alfabeto cirílico (https://m.ura.news/news/1052537604)

En medio de un conflicto bélico “clásico” entre Rusia y Ucrania, respaldada esta última por EE.UU y la Unión Europea, resulta muy difícil discernir si esto es parte de la propaganda de guerra o si es verdadero; pero por lo pronto, después de todo lo que hemos visto y vivido en la Plandemia, no es inverosímil.

Pero lo que sí es cierto, es que en Ucrania existen más de una veintena de laboratorios biológicos instalados y financiados por EE.UU, distribuidos por el extenso territorio ucraniano, algunos muy cerca de la frontera con Rusia.

La credibilidad de estas informaciones está dada por las propias fuentes de donde surgen: documentos de la administración norteamericana, que hasta el día que estalló la guerra podían verse on line, porque eran de acceso público y figuraban en el sitio web de la embajada de USA en Ucrania.

Por algún motivo, que no parece una casualidad, dichos documentos fueron sacados velozmente del dominio público en internet, cuando Rusia comenzó su operación militar en Ucrania.

Pero como suele suceder, ya habían sido copiados y guardados por numerosos internautas. Desde que comenzaron a circular en las redes de medios alternativos de comunicación la ubicación de estos laboratorios biológicos, la información se fue ampliando a un ritmo acelerado, incluyendo documentos incautados por militares rusos en el mismo territorio ucraniano.

En dichos laboratorios se realizan investigaciones y diferentes actividades con peligrosos agentes biológicos, de una elevada toxicidad y con finalidades que bien podrían canalizarse a su uso como armas de guerra biológica.

Muy recientemente, en una muestra de cinismo de alto nivel, la portavoz de la presidencia estadounidense, declaró que EE.UU no poseía ningún laboratorio biológico en Ucrania, lo cual en el contexto bélico del cual su país puede considerarse co-responsable, debe leerse como una mentira de estado.

Pero otra alta funcionaria de la administración Biden y que fue una de las artífices del golpe de estado ucraniano en 2014 (presentado por los medios masivos dominantes como “revolución de color”), Victoria Nuland, ha confirmado públicamente la existencia de “instalaciones de investigación biológica” (Sic) y la intervención inequívoca de EE.UU en su creación, financiamiento y actividades.

En esta época de veloces comunicaciones audiovisuales, tanto los documentos, como las pruebas declarativas, son fácilmente visibles en internet, haciendo que el comunicado de desmentido sea una acción pour la gallerie.

Pero lo que también es altamente inquietante, es que esos numerosos laboratorios implantados en Ucrania, con la anuencia de un gobierno corrupto y vasallo, son parte de una red mundial, que también tiene implantes en varios otros países del mundo, en los cuales la situación política permite desarrollar sus investigaciones secretas sin ser importunados.

La hipótesis que el SarsCov2 haya sido creado artificialmente, abonada por varios aspectos que han ido emergiendo a lo largo de los dos años pandémicos, aumenta sus probabilidades de ser cierta.

A la vez que las numerosas piezas que compondrían un gran plan, para la propagación de una nueva enfermedad a nivel mundial, van encajando entre si y mostrando que la designada Pandemia de Covid-19 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha sido una “Plandemia”, como lo venimos repitiendo hace mucho, la mayoría de las voces de la disidencia.

Todas las informaciones que van emergiendo últimamente, deben acrecentar nuestro estado de alerta. Nada indica que el episodio “pandémico” del cual lentamente vamos saliendo y que la guerra alejó de las primeras planas de los informativos de TV, no vaya a repetirse con algunas variaciones del guión, más bien al contrario…

Las próximas pandemias de la GAVI…

“La Pandemia de Covid-19 no fue la primera en devastar el mundo y no será la última. En una nueva serie, reunimos amenazas infecciosas emergentes que tienen el potencial de convertirse en pandemias globales”.
Priya Joy, 19/3/2021.
(ver enlace al final)

* Virus Nipah
* Ebola
* Chikunguya
* H5N1 y H7N9 influenza (gripes)
* fiebre amarilla
* Marburg
* fiebre Lassa
* fiebre hemorrágica Crimea-Congo
* hantavirus

No son únicamente las declaraciones predictivas que ha hecho Bill Gates y algunos otros de los “cabecillas” de las elites globalistas.

En el sitio de acceso público de GAVI (“La alianza para la vacunación”), que vincula a la OMS, la UNICEF, el Banco Mundial a la fundación “Bill y Melinda Gates” y otros financiadores “filántropos”, consta esta lista de precandidatos pandémicos.

En este mismo instante, en decenas de laboratorios biológicos esparcidos por distintos sitios del mundo, se están manipulando e investigando una cantidad de agentes biológicos patogénicos, así como también vectores animales, que podrían trasladarlos de un lugar a otro.

y de donde saldrán los agentes patógenos.

En los últimos días, además de las noticias e imágenes, que no por horribles dejan de hacerse habituales (bombas y misiles que explotan, edificios en llamas y escombros, cadáveres de soldados y civiles en las calles, etc.) también continúan padeciendo y falleciendo a causa de efectos adversos de la “guerra silenciosa plandémica», muchos millares de personas en todo el mundo.

Sin embargo las informaciones sobre los laboratorios biológicos dependientes de EE.UU se han ido abriendo paso, por supuesto que primero en los medios alternativos y redes sociales, aunque luego también han llegado a grandes medios por la importancia de lo que está en juego.

En los últimos 8 años en el extenso territorio ucraniano, sucedieron muchas cosas en planos secretos e invisibles públicamente. Entre estos sucesos están las 26 mencionadas “instalaciones de investigación biológica” al decir de Victoria Nuland y cuáles fueron realmente sus actividades y cometidos.

Como afirmamos en los primeros párrafos de esta columna estas actividades de investigación y desarrollo no son conjeturas, sino que hay pruebas documentales, provenientes de fuentes oficiales estadounidenses, que lo confirman.

Pero además, los avances de la guerra en suelo ucraniano, han permitido a los rusos hacerse de documentos incautados en el propio terreno.

Las derivaciones de todo ello son relevantes. También organismos internacionales muy conocidos y directamente implicados en la Plandemia de Covid-19, como la OMS han realizado declaraciones.

Dicho organismo emitió un “consejo” a Ucrania, para que destruya materiales biológicos y patógenos potencialmente peligrosos.
https://www.reuters.com/world/europe/exclusive-who-says-it-advised-ukraine-destroy-pathogens-health-labs-prevent-2022-03-11/ («exclusivo OMS dice que aconsejó a Ucrania que destruya patógenos en laboratorios de salud para prevenir la propagación de enfermedades»).

A la vez el tema ha llegado a las altas esferas diplomáticas. El gobierno de China demandó públicamente explicaciones a EE.UU por la existencia y actividades secretas de sus laboratorios implantados en Ucrania, porque se sospechan desarrollos de investigaciones sobre armas biológicas.

En este encadenamiento de acontecimientos, el viernes 11 de marzo se reunió el Consejo de Seguridad de la ONU a pedido de Rusia, miembro permanente del mismo. En dicha reunión el representante ruso denunció y presentó pruebas sobre el desarrollo de proyectos de investigaciones biológicas en los laboratorios controlados por EE.UU en Ucrania, con potencial bélico, actividades prohibidas por convenciones internacionales.

“El embajador ruso ante el Consejo de Seguridad acusa a Ucrania de tener un programa de armas biológicas apoyado por Estados Unidos. Ambos países lo rechazan. La ONU llama a las partes a garantizar la seguridad de determinadas instalaciones de salud pública que están en peligro al encontrarse en zonas afectadas por el conflicto.”
(https://news.un.org/es/story/2022/03/1505472)

Como botón de muestra, en alguno de estos sitios se trabajaba con cepas de patógenos de la gripe H5N1, citada entre las próximas posibles pandemias por GAVI. Esta enfermedad posee una letalidad del 53%, así que si este flagelo se desatara lo de Covid-19 habría sido sólo un pálido anticipo…

No sabemos cómo evolucionará el conflicto en el plano militar, pero es seguro que entre esta guerra convencional entre Rusia y Ucrania y la “guerra vacunatoria» desarrollada desde hace más de un año, el mundo ya ha cambiado y lo seguirá haciendo.

Nosotros, en las trincheras de la resistencia a la Plandemia estamos imaginando y desarrollando proyectos alternativos: colectivos de distintas clases, movimientos sociales y aún nuevas agrupaciones políticas. Pero si en la gran pulseada que se está disputando a nivel global no logra imponerse un proyecto de mundo alternativo al “Nuevo Orden Mundial” de Klaus Schwap y asociados, los esfuerzos que desarrollamos arriesgan ser estériles.

Más nos vale involucrarnos en la construcción de algo diferente en todos los frentes posibles. Nos va la vida y el futuro de la humanidad en ello.

1 comentario en «Plandemia recargada: ¿Habrá nuevas “pandemias” después de la guerra?»

Deja un comentario