NOTICIAS
Bélgica, Francia

Carta del Dr. Schmitz: La historia de Antonio su sobrino (vacunado).

Thierry Schmitz.
Médico especialista Salud Natural.
La lettre du Dr. Schmitz. 1/11/2021

El Dr. Thierry Schmitz, médico especializado en Salud Natural, relata el encuentro con su sobrino Antonio, de profesión bombero y "vacunado" contra Covid-19. De una manera sencilla, transmite sus emociones y preocupaciones sobre las inoculaciones experimentales contra Covid-19 a través de este encuentro humano familiar.

¿Conoces la historia de Antonio, mi sobrino? (vacunado …)

El otro día me encontré con Antonio. Es hijo de mi prima Susana, un hombre vivaz.

Aunque tiene 40 años, apenas parece que tenga 30. Excepto que desde finales del verano se ha estado enfermando todo el tiempo …

Él fue quien me detuvo en la calle y me preguntó si había algo que yo pudiera hacer por él, porque no entendía por qué «se agarra todo lo que pasa».

Seamos primeramente realistas, Antonio es un hombre que tiene una vida muy sana.

A pesar de mis mejores esfuerzos, creo que nunca he tenido una vida tan saludable como la suya: corre, nada, escala… y además tiene tres hijos, y el mayor de 10 años. Es un pequeño rayo de sol.

Por tanto, Antonio es un hombre muy ocupado.

Bombero de oficio, ni siquiera pensó en la vacunación. Ni siquiera se dio tiempo a sí mismo.

Cuando le pregunté por qué, respondió, de la manera más ingenua:

“Me dijeron que cumpliera con mi deber. Lo hice. ¿Cuál es el problema con eso? […] Y luego, ya sabes tío, ya es tan complicado, con los niños… ¿qué iba a hacer? ¿Sacarlos de la escuela? »

Me quedé con los ojos como el dos de oro.

Si me resulta difícil, como para muchos de nosotros, haber tomado la decisión de rechazar la inyección experimental, debido a la segregación que implica, no había considerado el caso de Antonio.

Él, que representa lo mejor de esta sociedad, su base fundamental, ha quedado completamente atrapado. Está en una categoría en el que la sociedad casi no le deja otra opción.

No recibir la inyección sería sacrificar todos los esfuerzos que había hecho durante 20 años para construir una vida para sí mismo. Sería causarse daño con sus propias manos.

Así que no se permitió hacer preguntas. Porque tiene las responsabilidades que tiene: las de padre, marido, base de la comunidad, él no ha visto las cosas como aquellos que las noticias llaman «antivacunas».

No podía permitírselo.

Las preguntas legítimas sobre la composición de las vacunas, para él, era una simple duda. Y los efectos secundarios «no irán muy lejos», dice.

Tengo miedo por mi sobrino

Me hubiera gustado hablar con él de mil cosas.

Glóbulos rojos que se enrollan en sí mismos en personas «vacunadas», fenómeno que solo ocurre con la deshidratación. (1)

El espesamiento de la sangre que sigue.

De este policía que murió de un paro cardíaco mientras hacía jogging, como tantos otros, a los 27 años, «vacunado», claro.(2)

Desde deportistas profesionales, cuyo rendimiento ha bajado significativamente tras la inoculación (3), hasta aquellos cuyas carreras se han estancado (4), o cuya vuelta a la competición está definitivamente en peligro, como Oscar de la Hoya, campeón mundial de boxeo (5).

El gran Eric Clapton que casi pierde el uso de las manos tras la segunda inyección y se niega a volver a ser inoculado. Asimismo, se niega a realizar conciertos que discriminen entre «vacunados» y «no vacunados». Incluso escribió un blues contra la locura sanitaria: “Esto debe parar”. (6)

Sobre todo, hubiera querido hablar con él sobre los riesgos de cáncer que amenazan a las personas «vacunadas», de las que habla el Dr. Cole, y que me dan escalofríos por la columna vertebral. Un aumento de 20 veces en el número de cánceres de endometrio (7) de un año al otro. Este aumento en el número de cánceres y resurgencias de tumores, que se creía remitidos, también está corroborado por la investigación nacional suiza (8).

La primera reacción entre los «no vacunados» fue inicialmente una incomprensión: ¿por qué esta estigmatización? ¿por qué juzgarnos?

¿No tenemos derecho a dudar, a ser escépticos ante la experimentación científica impuesta, que va en contra del derecho internacional?

Y sobre todo: por qué el Estado, que se arroga el derecho a encerrarnos en casa, nos impone chantajes.

Y sobre todo: ¿por qué el Estado, que se arroga el derecho de encerrarnos en casa, chantajea a la población con medidas visiblemente ineficaces ante la pandemia?

¿Por qué nos restringen las libertades cuando esto no tiene ningún efecto?

Nos enfocamos en los más fanáticos, en los más decididos a hacer de nuestra vida un infierno. Los que nos señalan con el dedo, como habrían señalado a los leprosos en la Edad Media.

Pero frente a Antonio, que no me juzga, veo que no tiene intenciones ocultas. Debe seguir adelante y cumplir con su deber, para que el mañana todavía se parezca un poco a hoy.

Me gustaría decirle que todavía tengo convicción, que estoy con él y que lo apoyo con todo mi corazón.

Antonio es un hombre de deber. Obtiene su felicidad de las cosas que hace por los demás. Para él, la libertad significa ir a pescar cada dos domingos, para beber una cerveza Stella Artois al amanecer.

Nunca creería que su país querría engañarlo, que le haría daño o simplemente que sus líderes anteponen los intereses privados a la salud pública.

Sin embargo, esto es lo que sucede todos los días. Ante la composición de las «vacunas» : el pavor. La pregunta que surge ahora es a la vez simple y muy complicada.

Yo había escrito hace algún tiempo para expresar mi preocupación por la composición de estas inyecciones.

La verdad es que, aunque ahora podemos imaginarlo, no podemos determinar sus efectos reales en la salud.

Simplemente podemos ver que esta terapia de ARN no es muy efectiva para combatir la pandemia y que estamos lejos de la efectividad casi total prometida por Pfizer.

Simplemente recordemos que los países más afectados por la pandemia son Israel y Singapur, los más “vacunados” de todos.

Para Singapur, que en el momento de escribir este artículo tiene más del 80% de dosis dobles, ahora hay una explosión de casos, 127.000 en la actualidad (9).

En Israel, según el doctor Kobib Aviv, del 85 al 90% de los pacientes críticamente enfermos en los hospitales israelíes recibieron sus 2 dosis (10).

La Organización Mundial de la Salud ya ha reportado más de 1 millón de efectos secundarios en Europa (11).

Sin embargo, según el informe del Dr. Sorenson y Zelenko (12), se informa menos del 1% de los efectos adversos.

Otros expertos han estimado, simplemente extrapolando cifras oficiales, que 150.000 estadounidenses ya han muerto a causa de las vacunas. (13)

Pero, ¿cuál es la causa fundamental de su muerte, exactamente? Todavía es imposible decirlo.

En la vacuna, tras examen científico (14) y según el abogado y catedrático de derecho Carlos Brusa, hay además adyuvantes (incluido PEG, tóxico) Células fetales cuyo cultivo proviene de fetos abortados, tecnología de ARN, óxido de grafeno, nanopartículas altamente tóxicas, Tripanosoma (un parásito , que se encuentra específicamente en la inyección de Pfizer) (15). Es todo confuso ¿A qué están expuestos los «vacunados»? El caso ético del cultivo de tejido fetal me molesta un poco, pero dejemos eso de lado, si no les importa, y sigamos adelante.

Dada la falta de eficacia de las «vacunas», cabe preguntarse cuál es exactamente el efecto de la secuencia inyectada como ARN.

Según los promotores de las «vacunas», las inyecciones de ARN están destinadas a transmitir durante un tiempo limitado (2 a 3 días), el código de las proteínas tóxicas Spike (espiga,de picos) a nuestras células.

Por lo tanto, las células implicadas fabricarían la proteína toxina Spike, que sirve como «pico» para que el virus pandémico entre en las células humanas.

A partir de ese momento, nuestro sistema inmunológico, habiendo aprendido a reconocer el «pico» del virus, lo atacaría directamente en cuanto lo viera.

En realidad, todo esto es hipotético y nadie sabe cuál es la información exacta dentro de estos dispositivos de ARN.

Dada la falta de resultados de las «vacunas», que no tienen suficiente efecto para detener totalmente las infecciones.

Y sin embargo … Esto es lo que le di a Antonio. Cuando se fue, me conmovió, pero no quería mostrárselo.

Espero que a Antonio no le pase nada peor que los repetidos resfriados.

Le di Metout, que ayuda a eliminar los metales pesados ​​del cuerpo, mediante quelación, y phycosens, que tiene un efecto similar, al mismo tiempo que da mucha energía y es excelente para las arterias.

También es un anticancerígeno de muy alta calidad.

Si pudiera evitar el envenenamiento por grafeno, sería genial. Y espero que el magnetismo inherente a esta vacuna se desactive.

Pero viene la tercera dosis, y el espectro de la cuarta ya está apareciendo en Israel. Siempre con los mismos productos, y sin cambio de receta para responder a las variantes.

El signo más obvio de locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar un resultado diferente cada vez. Eso es lo que habría dicho Albert Einstein. No sé a dónde vamos, pero vamos. Finalmente, Luc Montagnier habló del peligro de ADE, o facilitación de la infección por anticuerpos.

Esto significaba que los anticuerpos creados por las «vacunas» volverían al cuerpo más frágil, y especialmente a la enfermedad contra la que debían proteger.

Este caso donde la cura se vuelve peor que la enfermedad ha sucedido varias veces antes, por la vacuna de 2016 contra el dengue, contra el sarampión en los Estados Unidos en la década de 1960, y allí también contra el virus RSV.

Luc Montagnier argumentó que las curvas de la enfermedad seguían estrictamente las de la vacunación. Esto es exactamente lo que está sucediendo en Israel y Singapur.

No es necesario insistir en los innumerables problemas cardiovasculares y los riesgos de cáncer a medio plazo. Los «vacunados» están tan asustados que no quieren saber nada. Los entiendo …

Céline escribió sobre la Primera Guerra Mundial:

“Se dice que los aztecas destripaban rutinariamente a 8.000 creyentes por semana en sus templos del sol, ofreciéndolos al Dios de las nubes para que les envíe lluvia. Estas son las cosas que son difíciles de creer antes de ir a la guerra. Pero cuando estás ahí, todo se explica, los aztecas y su desprecio por los cuerpos ajenos […] »

«Estamos en guerra», respondió Emmanuel Macron al comienzo de la pandemia.

Cuida a tus seres queridos

Dr. Thierry Schmitz

1.
https://rumble.com/vluavl-les-surprises-danalyses-de-sang-de-personne-vaccines.html

2.
https://www.paris-normandie.fr/id239754/article/2021-10-11/port-jerome-sur-seine-un-gendarme-age-de-27-ans-decede-dun-arret-cardiaque-lors
3.
https://www.francetvinfo.fr/sante/maladie/coronavirus/vaccin/vrai-ou-fake-christophelemaitre-est-il-moins-performant-a-cause-du-vaccin-contre-le-covid-19_4685635.html
4.
https://www.lefigaro.fr/sports/tennis/je-regrette-d-avoir-fait-le-vaccin-chardy-suspend-sa-saison-apres-une-reaction-20210924
5.
https://www.lci.fr/sport/covid-19-vaccine-et-teste-positif-au-covid-19-le-boxeur-oscar-de-la-hoya-est-actuellement-hospitalise-2195418.html
6.
https://www.youtube.com/watch?v=dNt4NIQ7FTA
7.
https://archive.ph/TXX80
8.
https://swprs.org/covid-vaccines-and-cancer/
9.
https://graphics.reuters.com/world-coronavirus-tracker-and-maps/countries-and-territories/
singapore/
10.
https://www.naturalnews.com/2021-08-11-95-severe-patients-israeli-hospitals-are-vaccinated.html
11.
https://lecourrierdesstrateges.fr/2021/09/27/plus-dun-million-deffets-secondaires-du-vaccin-
en-europe-reconnus-par-loms/
12.
https://principia-scientific.com/the-vaccine-death-report/
13.
https://lecourrierdesstrateges.fr/2021/09/23/comment-arrive-t-on-au-chiffre-de-150-000-americains-morts-du-vaccin/
14.
https://reaction19.fr/reaction19/enquetes-reaction19/140921-composition-des-pseudo-vaccins-dr-robert-young/
15.
Está en el origen de la enfermedad de Chagas.En América del Sur, es frecuente que quienes tienen Sida suferan esa enfemedad, y haya una relación de co-infección entre ella y el SIDA: Una favorece la otra.

- Ver contenido original -
https://drschmitz.lettre-medecin-sante.com/

1 comentario en «Carta del Dr. Schmitz: La historia de Antonio su sobrino (vacunado).»

Deja un comentario