COLUMNA
Uruguay

Premios y castigos

Leonel Elola Verocay
Licenciado en Psicología.
NO+MENTIRAS 14/10/2021

Más grande o más chica, nuestra masa cívica puede ser la que desequilibre la balanza electoral cuando sea el momento de hacerlo.

En el transcurso de la semana, mientras a algunas de las caras más visibles de la cobertura “científica” de la Plandemia se les otorgan o prometen premios y agasajos desde esferas de poder, a dos ciudadanos uruguayos destacados por su pensamiento y acción disidente al autoritarismo sanitario, se los castiga haciéndoles sufrir el rigor, que carece en numerosas otras ocasiones que lo ameritarían, del aparato judicial.

Simultáneamente, desde los medios masivos de comunicación, se bombardea a la ciudadanía con fabulosas encuestas, que habría que saber quien paga, en las que los porcentajes de aprobación de las políticas sanitarias gubernamentales frente a la epidemia de Covid-19, se elevan hasta altas cifras (increíbles, para mi y otros muchos). A su vez los guarismos porcentuales de no-vacunados, que sería una manera de contabilizar a quienes resistimos las imposiciones autoritarias con excusa sanitaria, se presentan decreciendo a números de una sola cifra.

No tenemos elementos para afirmar que la persecución hacia Sciuto y Ferreira -se había librado orden de captura nacional e internacional hacia los mismos – tuvo algún tipo de instigación política.
Pero bien sabemos, principalmente por las enseñanzas jurídicas y comportamentales del ilustre y muy extrañado Dr. Enrique Viana, que a partir de la aprobación de la reforma del Código del proceso penal, la Fiscalía General, de la cual reciben instrucciones todos los fiscales, es un órgano subordinado jerárquicamente al titular del Poder Ejecutivo.

De cualquier manera, cuando el diario “El País”, principal vocero oficioso de los sectores mayoritarios del Partido Nacional dominantes en el gobierno, informa que dos de los popularmente conocidos como Titanes, “se entregaron a la Justicia”, con una velada satisfacción, como si se tratara de peligrosos criminales, por lo menos debemos pensar que ellos representan algo que remueve un profundo malestar en altas esferas.

Las medidas cautelares, renovadas en su comparecencia a la audiencia judicial en la ciudad de Maldonado, les impide salir del país por 90 días, a sabiendas que ambos tienen familia y compromisos laborales en países vecinos a Uruguay. Esto les causa evidente perjuicio y puede interpretarse como una manera oblicua de castigarlos, por haber ejercido sus derechos a la libertad de expresión y reunión, amparados en la constitución de la República, en una plaza pública.

Prefiero no abundar por el momento, sobre las declaraciones de Javier y Fernando, expresando su intención de comenzar a construir un movimiento político, que llegado el momento también podría tener una expresión electoral.

Pero si puedo coincidir plenamente con sus fundamentos defensivos, pues en el ataque simbólico hacia ellos, casualmente, o no, un médico y un periodista, se manifiesta un trasfondo totalitario que pretende silenciar y atropellar ideas y acciones cuestionadoras de las bases mismas de la situación de “emergencia sanitaria”. De hecho, esta situación anómala, ha durado prácticamente todo el período de gobierno y ha sido su modo de funcionamiento habitual.

En el presente momento histórico, así como desde el punto de vista de la Salud, las concepciones de Autocuidados y saberes compartidos colectivamente cobra cada vez mayor vigencia, desde el ángulo de la seguridad existencial y protección de la vida, es necesario cultivar nociones y actitudes de Autodefensa integrales.

Previamente a la “Segunda Caravana por la Verdad” que me convocó a apoyarla en la medida de mis posibilidades, aunque a la distancia, estuve muy de acuerdo con la visión del 3er Titán, Fernando Vega. Yo también creía que no era momento de preocuparse por consideraciones político-partidarias, sino que la urgencia era generar un movimiento social de protección de la vida y la salud, mediante la información diversificada, veraz y en ocasiones alternativa a las versiones oficiales. Paralelamente el mismo recorrer el país en un desplazamiento físico y potenciado por las posibilidades de resonancia que permiten los medios comunicativos virtuales, iba a permitir seguir tejiendo lazos humanos y grupales que se gestan por el contacto directo y el ejemplo del compromiso afectuoso y leal. Aunque ahora ya estamos en tránsito a una etapa diferente.

Las medidas de las autoridades políticas, que yo calificaría de “tácticamente zigzagueantes” y muchas veces con una cierta desprolijidad, desorden y aún contradicciones, nunca han perdido de vista una orientación estratégica alineada con intereses y designios globalistas hacia un nuevo órden mundial y en eso continúan, por el momento incólumes.

Hasta ahora y con algo de benevolencia, podemos evaluar que la gestión gubernamental, tanto en el plano sanitario como del desarrollo social en general, ha sido mala. Pero puede ser peor aún.

Por nuestra parte, deberemos seguir avanzando gradualmente en la construcción y uso de nuestros instrumentos de autodefensa. Dado que aún con su estructura defectuosa estamos en democracia, y como gustan decir los miembros de la casta política, nuestros votos son “armas” de las que disponemos.

Deben saber los ciudadanos ocupantes de los cargos de gobierno y jerarquías, que así como ellos pueden distribuir premios y castigos, al parecer con una tendencia creciente a poner en práctica la idea segregacionista de “los dos mundos” que alguno de ellos mencionó, en las próximas convocatorias a las urnas, seremos nosotros, los ciudadanos de a pie, que podemos decidir castigarlos a ellos.

Los “antivacunas”, como nos designan con alevosía varios amanuenses, somos más de un 10 % y la mayoría con credencial emitida por la Corte Electoral. Nosotros vamos a ser los que inclinemos la balanza cívica en las próximas votaciones.

2 comentarios en «Premios y castigos»

  1. Un movimiento no se crea de la noche a la mañana, porque es algo que crece orgánicamente en las personas que se sienten acorraladas, engañadas, abandonadas, y por ello se juntan, para buscar apoyo y protección social.
    Y aquí lo decisivo es el término «orgánico»: algo que es vitalmente viable, que tiene vida y «movimiento» propios.
    La «democracia» ha perdido su sentido y se ha transformado en una CAMISA de FUERZA que encorseta a la vida, que viene IMPUESTA como slogan, y no como realidad, sometiéndonos al ejercicio gimnástico cada 4 o 5 años .. y OBLIGATORIAMENTE.
    Y aquí, ya que se nombra en la columna, las «encuestas de opinión» juegan su rol muy fuertemente, puesto que NO son «termómetro» social (o sea, una MEDIDA) sino CONFIGURADORES de opinión, funcionando exactamente igual que la PROPAGANDA. Funcionan como el termostato del aire acondicionado cuando lo fijamos más frío o más caliente, independientemente de la temperatura real que haya fuera. Están trastocando la realidad, de manera muy activa, y raras veces a favor nuestro, de la gente.

  2. Se entiende, se han jugado hasta el laburo, por algo que el tiempo les va a dar la razón, si se que no alcanza, malos momentos de ustedes y vuestras familias, pero con la conciencia BIEN TRANQUILA, como decimos comunmente con el sueño tranquilo. Pero ya a nivel mundial es mucho el movimiento que hay y todo tendrá su final donde muchos deberán de rendir cuentas, si me he dado cuenta de la poca memoria que tenemos y lo poco que que respetamos la historia y pido perdón al pueblo judío. Pero nuestros politicos hablan de educación, carajo muchachos nos olvidamos de la historia. En fin fuerte abrazo a ustedes que se la siguen jugando y piensen que no hay mentira que se sostenga en el momento menos pensado.

Deja un comentario