COLUMNA
Uruguay

Bibliografía para hoy: «Historia de la medicina SS».

Leonel Elola Verocay
Licenciado en Psicología.
NO+MENTIRAS 7/10/2021

Un libro, llegado a manos del autor a través de un anciano próximo a morir, que versa sobre atrocidades cometidas en nombre de la ciencia en la 2da Guerra Mundial, cobra actualidad en los removedores y dramáticos tiempos que vivimos desde hace un año y medio con la Plandemia de Covid-19 y en los meses recientes con la campaña mundial de inoculaciones con sustancias experimentales.

Sobre como llegó a mi el libro.

Durante los primeros 5 años de mi emigración a Bélgica, trabajé en una “Maison de Repos”, que es el nombre que se le da aquí a lo que en Uruguay es una “Residencia para la tercera edad” o para “adultos mayores”.

Tal vez tuve suerte no solo porque era un trabajo correcto, sino porque fue en un momento aún bastante distante de la Plandemia. Si bien había fallecimientos de residentes, lo cual era esperable por sus edades promedialmente elevadas, nunca se produjeron masivamente mientras yo estuve allí. Había semanas sin muertes y no recuerdo ningún mes que hayan partido más de 3. Ahora evocaré a un Sr. que nos dejó poco después de la anécdota que paso a relatar.

Este hombre era de pocas palabras, solo un Bonjour monsieur cuando yo debía ingresar a su pieza y un Au revoir para despedirnos.

Al ser una residencia de carácter privado y cuyos usuarios eran de clase media y en algunos casos provenientes de familias con buen pasar económico, cada residente tenía su habitación individual con baño y se les permitía alhajar su espacio con muebles y adornos propios.

En la habitación de quien me refiero había una biblioteca con libros de su propiedad. Lo cual no era la norma, porque si bien no había cuarto sin su aparato de TV, solo recuerdo a otra Sra. que en un estante tenía una veintena de volúmenes con la colección completa del escritor de origen belga, Simenon. También otro hombre muy agradable y simpático, que era cura católico ya retirado, que no sólo tenía libros, sino que era autor de varios títulos editados sobre temas teológicos y religiosos y aún seguía activo en sus labores escriturales.

La biblioteca del Sr., del cual no he retenido el nombre, tenía por lo menos dos estantes ocupados íntegramente por obras referentes a la 2da. Guerra Mundial, que por la edad del residente había transitado durante su vida.

Un cierto día, en principio de rutina, el anciano se dirigió a mí desde el confortable sillón en el que transcurría buena parte de sus días y me dijo: – Quiero regalarle un libro -.

Tomó el ejemplar de una mesita al costado de su lugar y al ofrecermelo afirmó: – Lea las barbaridades que hicieron colegas suyos en la segunda guerra –

Reflexionando luego del episodio, deduje que alguna auxiliar o enfermera, que estaban en contacto a diario con él, le habría comentado acerca de mi profesión, aunque yo no realizaba labores propias de la misma allí.

En ese momento, y aunque cuando vi el título pensé que no se trataba de “colegas míos” porque yo no soy médico, comprendí el sentido amplio su generalización, no se si errónea o deliberada, y no lo corregí.

Culminó su breve pero esforzado discurso, ya que le costaba hablar, diciendo: – Esto no tendría que pasar nunca más, pero siempre hay hombres que son tan malos…-

Le agradecí el obsequio, le prometí leerlo y darle mi opinión después. Cumplí en parte, porque al libro si lo leí con gran interés, pero no pude decirle mis pareceres, porque el digno Sr. falleció no mucho después de este episodio.

El libro, que cuento entre mis rarezas bibliográficas es : “Histoire de la médecine SS ou le Mythe du racisme biologique”. Sus autores son: Dr. Yves Ternon y Dr. Socrate Helman y fue editado por Editorial Casterman, Paris, 1969 y cuenta con 223 páginas.

Dije rarezas, porque según investigué nunca tuvo ninguna reedición y buscando si había sido traducido al español, hallé que sí lo fue.

“Historia de la Medicina SS o el Mito del racismo biológico” es la versión española publicada por Fomento de Cultura Ediciones, Valencia, 1971. Como su similar en idioma original, tampoco fue un “best-seller” y no hubo otra edición posterior. Pienso que no ha de ser fácil en 2021 conseguir un ejemplar de ellos, que ya tienen más de 50 años de impresos.

Ideología racista y eugenista.

Debería releerlo entero, pero en estas horas hay tantos materiales para mirar, leer y oír, a propósito de la “nueva guerra” que nos toca vivir en el presente, que es difícil encontrar un lapso para hacerlo.

Aunque con solo abrir sus primeras páginas ya me encontré con un texto sorprendente, que no había reparado de la misma manera en mi primera lectura, que oficia de prefacio y reproduzco a continuación:

“Así se nos impone el deber de despoblar, como tenemos el de cultivar metódicamente el crecimiento de la población alemana. Será necesario instituir una técnica de despoblación. ¿Ud. va a preguntarme qué significa «despoblación», y si yo tengo la intención de suprimir naciones enteras? Bueno, sí, es aproximadamente eso. La naturaleza es cruel, así que nosotros también tenemos derecho a serlo. En el momento en que voy a lanzar al huracán de hierro y fuego de la futura guerra a la flor del pueblo alemán, sin sentir el más mínimo arrepentimiento de la preciosa sangre que se derramará en torrentes, ¿quien podría impugnarme mi derecho a aniquilar a millones de hombres de razas inferiores que se multiplican como insectos y que yo por otra parte no exterminaré, pero si evitaré sistemáticamente el crecimiento?… Existe más de un método para suprimir sistemáticamente las naciones indeseables, de una manera relativamente indolora y, en todo caso, sin derramar demasiada sangre.”

(Hermann Rauschning, Hitler me lo dijo.)

El párrafo recién citado, nos habla explícitamente de un pilar ideológico de un régimen totalitario, racista y eugenista.

Con las diferencias propias de otra época histórica, con una realidad social, política y cultural que no es, obviamente igual a la actual, sin embargo los contenidos ideológicos terribles, expresados por el ensayista Hermann Rauschning y atribuidos al máximo exponente del nazismo, nos resuenan inquietantemente en el presente.

Experimentos con vacunas en los campos de concentración

La investigación histórica de los Dres. Ternon y Helman, fue objeto de un artículo en el diario “Le Monde”, al que se puede acceder internet mediante y además figura como referencia bibliográfica citada en el artículo de Wikipedia “Experimentación médica nazi”. Allí pude informarme que en el campo de concentración de Buchenwald se realizaron varios proyectos de experimentación de vacunas en seres humanos, llevados adelante por los Dres. Erwing Ding-Schuler y Waldemar Hoven. El primero fue arrestado por las tropas de EE.UU en abril de 1945 y se suicidó en agosto del mismo año. El segundo fue juzgado y condenado a muerte por crímenes contra la humanidad en 1948.

Entre los experimentos de vacunación en seres humanos que se efectuaron en Buchenwald estuvieron:

* vacunas de tifus
* vacunas de fiebre amarilla (485 cobayas humanas)
* inmunización con vacunas de Frankel, gangrena gaseosa (15 víctimas)
* experiencias en gran número con vacunas o pseudo vacunas contra la disentería, hepatitis epidémica, tuberculosis, etc.

Luchar para que “la más fantástica perversión moral” de la Segunda Guerra Mundial no se reproduzca nunca más.

En una de mis primeras columnas para NO+MENTIRAS, yo afirmaba que el Transhumanismo, además de apoyarse en desarrollos científicos y tecnológicos, es fundamentalmente un proyecto ideológico, dentro del cual la “ideología vacunatoria” es una de sus principales ramas operativas para intentar cumplir sus finalidades.

Hay que saludar como noticias positivas la exposición pública de los procederes oscuros de los principales promotores de esa ideología desde lugares de poder, aunque ellos solo sean peones de la plana mayor globalista criminal. Las peripecias psicológicas y anímicas de estas personas serán diversas y singulares a cada uno. Aunque sin duda que siempre hay componentes que están presentes en proporciones variables: afán desmedido de lucro y aprovechamiento económico, corrupción, ansias de poder, deseos de reconocimiento social, etc.

En la contratapa del libro, hay una presentación del mismo en la cual afirma sobre la “Medicina SS “ :

“Esto fue la más fantástica perversión moral que conoció jamás la medicina”.

Aunque los médicos involucrados en los peores crímenes biológicos no fueron la mayoría, el grado de ideologización de las SS nazistas, fue subvirtiendo los principios hipocráticos tradicionales para irla convirtiendo en una práctica no en favor de la vida, sino enfocada a la muerte. En las páginas de este removedor y documentado libro, se relatan numerosas atrocidades cometidas en los campos de concentración, sin dejar de nombrar a sus principales responsables.

Aún no tenemos suficiente perspectiva temporal para juzgar la “Plandemia” con mirada de historiadores, más cuando aún no hemos salido de sus garras y no sabemos cuánto tiempo más seguirá, pero estamos a tiempo de reforzar la lucha de resistencia para que la “fantástica perversión moral” de la Segunda Guerra Mundial no sea superada por otra peor.

Postdata.

La escritura también tiene un potencial de descubrimientos; al manipular el libro que es referencia del texto que redacté, descubrí que en su contratapa, en el ángulo superior izquierdo hay dos letras mayúsculas troqueladas, o sea formadas por pequeñas perforaciones sobre la cartulina. Puedo presumir que son las iniciales del antigüo propietario del libro que yo recibí como obsequio. Merci Señor S.P. por la lección de historia. También, de alguna manera o de otra, puede que su mensaje le llegue a alguno de los “hombres malos” a los que aludió en sus palabras.

Deja un comentario