NOTICIAS
Reino Unido

El Reino Unido experimenta un aumento en la mortalidad … pero no debido a Covid.

Sarah Knapton
Traducción e introducción Leonel Elola.
The Telegraph /Sott.net 2/10/2021

Tratamientos retrasados ​​18 meses, retrasos en el diagnóstico, disminución de las consultas y de la inmunidad, exceso de mortalidad: el daño "colateral" del covidismo en el Reino Unido y toda Gran Bretaña. ¿Podrían algunas de estas muertes adicionales haber sido causadas por la inyección experimental de estos deletéreos productos llamados "vacunas"? También en Uruguay hay exceso de fallecimientos, que no se explican por Covid-19; ¿podría haber consecuencias semejantes ?. Las interrogantes son igualmente pertinentes.

Si bien la atención permanece firmemente fijada hacia Covid-19, una segunda crisis de salud se avecina silenciosamente en Gran Bretaña. Desde principios de julio, el país ha visto miles de muertes en exceso que no fueron causadas por el coronavirus.

Según los expertos en salud, esto es muy inusual para el verano. Aunque se espera un exceso de mortalidad en el período invernal, cuando el resfriado y las infecciones estacionales se combinan para ejercer presión sobre el NHS (Servicio Nacional de Salud), en el verano generalmente se da una pausa.

Sin embargo, según la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), desde el 2 de julio, ha habido 9,619 muertes adicionales (en comparación con lo «habitual») en Inglaterra y Gales, de las cuales el 48% (4,635) no fueron causadas por Covid-19.

Entonces, si todas estas muertes adicionales no fueron causadas por el coronavirus, ¿a qué se deben?

Los datos de Public Health England (PHE) muestran que durante este período hubo 2.103 muertes adicionales por cardiopatía isquémica, 1.552 por insuficiencia cardíaca, 760 por enfermedades cerebrovasculares como apoplejía y rupturas de aneurismas y 3.915 por otras patologías del sistema circulatorio.

Las infecciones respiratorias agudas y crónicas también aumentaron con 3.416 menciones más de lo habitual en los certificados de defunción desde principios de julio, mientras que hubo 1.234 muertes más por enfermedades del sistema urinario, 324 por cirrosis y enfermedades hepáticas y 1.905 por diabetes.

De manera alarmante, muchas de estas afecciones experimentaron las mayores caídas en el diagnóstico en 2020, mientras el NHS luchaba por hacer frente a la pandemia.

Un informe publicado la semana pasada por el gobierno que detalla los impactos directos e indirectos de la pandemia en la salud, indica una caída de aproximadamente 23 millones en las consultas con el médico general, tanto en el consultorio como de forma remota, en 2020 en comparación con 2019.

Los diagnósticos de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) disminuyeron en un 51%; fibrilación auricular: 26%; insuficiencia cardíaca: 20%; diabetes: 19%; enfermedad coronaria: 17%; y accidentes cerebrovasculares y ataques isquémicos transitorios: 16%.

Luchando por acceder al Servicio Nacional de Salud(NHS).

Desde el comienzo de la pandemia, las organizaciones benéficas y los organismos de salud han advertido que las personas estaban luchando para acceder a la atención médica, cuando el NHS pasó a prorizar abordaje contra la pandemia.

Ahora, 18 meses de tratamientos retrasados pueden estar comenzando a pasar factura.

La Dra.Charlotte Summers, consultora de cuidados intensivos del Hospital Addenbrookes en Cambridge, dijo en una conferencia de la Royal Society of Medicine (RSM) esta semana, que los pacientes llegaban a la sala de emergencias con afecciones graves que habían empeorado durante la pandemia.
“Hay un aumento en las emergencias no relacionadas con Covid en los que están llegando a las puertas de entrada de los hospitales debido a todos los retrasos que ya ha creado la pandemia. Las personas llegan con tumores tardíos, y por lo tanto perforaciones intestinales y aneurismas, y muchas otras afecciones que se detectan demasiado tarde ”, dijo.

“Estamos muy atrasados ​​en las operaciones y es probable que la gripe alcance niveles altos este año, porque la inmunidad contra la gripe habrá disminuido.”

“El invierno pasado casi no hubo RSV (virus respiratorio sincitial), y la unidad de cuidados intensivos pediátricos estaba prácticamente vacía y podía hacer frente a la demanda. Ahora están absolutamente repletos, al igual que nuestros departamentos de emergencia, con adultos y niños con infección por RSV.”

“No es que se acerque el invierno, sino que ya está aquí, esa es la sensación que tenemos. Este año es el peor que he visto, en comparación con los últimos 20 años.”

Los datos del NHS England sugieren que hay alrededor de cinco millones de personas esperando para comenzar el tratamiento, y el secretario de Salud, Sajid Javid, ha advertido que la cifra podría aumentar a 13 millones.

Las operaciones electivas se redujeron en 3,5 millones entre marzo de 2020 y febrero de 2021, ya que el NHS priorizó la atención de Covid-19 y hubo una mayor ausencia de personal debido a enfermedades y la necesidad de autoaislamiento.

Retrasos en el tratamiento, peores resultados de salud
Entre octubre y diciembre de 2020, se perdió aproximadamente una cuarta parte de toda la actividad quirúrgica en Gran Bretaña, con uno de cada cinco quirófanos cerrados y uno de cada ocho miembros del personal de anestesia ausente de sus funciones habituales.

Las admisiones de emergencia también se redujeron en 1,6 millones debido a que las personas no buscaron ayuda por temor a sobrecargar al NHS o por temor a contraer Covid-19.

Un informe del gobierno, elaborado por el Departamento de Salud y Atención Social y la ONS, encontró que, si bien las admisiones se recuperaron durante el año, las admisiones electivas a mediados de julio seguían siendo más bajas que el nivel prepandémico para todos los cánceres excepto el colorrectal.

Los autores advirtieron que: «Aunque no es posible cuantificar el impacto total de las demoras en las etapas de presentación, consulta y diagnóstico en este punto, la literatura muestra que estas demoras en el tratamiento probablemente conduzcan a peores resultados de salud para los pacientes».

Los bloqueos suprimieron Covid, pero pueden provocar otros problemas
El país también está sufriendo por la falta de inmunidad. Si bien los encierros, el distanciamiento social, el aislamiento y las máscaras mantuvieron a Covid-19 bajo, también impidieron la circulación de otras enfermedades.

En las 52 semanas hasta la semana que finalizó el 11 de julio de 2021, hubo una disminución en el número de enfermedades infecciosas notificadas en enfermedades como paperas (-72%), rubéola (-84%) o fiebre amarilla (-100%) en comparación con el promedio de cinco años antes de la pandemia.

El año pasado, la tasa de enfermedades similares a la influenza alcanzó un máximo de 3,8 por 100.000, en comparación con un pico de 59 por 100.000 en 2017/2018.

Si bien esto, sin duda, salvó vidas, estamos comenzando a experimentar un aumento de las enfermedades infecciosas que podrían afectarnos más que nunca este invierno, ya que tenemos menos protección de lo normal.

El peligro es que estas presiones adicionales sobre el NHS obligarán al Gobierno a cerrar el país nuevamente este invierno, exigiendo máscaras y reglas de trabajo desde el hogar.

Si lo hace, podríamos terminar en un estado perpetuo de baja inmunidad en invierno del que será difícil escapar. La respuesta de Covid-19 puede haber creado inadvertidamente una crisis de salud en curso de la que no hay vuelta atrás.

Deja un comentario