COLUMNA
Uruguay

Pase responsable: la nueva variante de identidad sanitaria.

Natalia Domínguez
Licenciada en Ciencias de la Comunicación.
No + mentiras 9/7/2021

Ante la inminente llegada de esta identificación sanitaria nos mirarán, nos condenarán de inmorales, irresponsables faltos de toda ética porque así fue planificado, así fue pensado. Asistiremos a un período bélico de miradas ruinosas , persecución y otros síntomas de fricción social que serán originados por la nueva identidad sanitaria.

El “pase” se define como un permiso que da una autoridad para usar un privilegio, licencia o gracia.

El pasado 12 de junio del presente año, El poder ejecutivo junto al Ministerio de Salud Pública llevaron adelante un plan piloto con respecto a la implementación de este pase.

Los dotados de cierto privilegio accedieron al espectáculo, a pesar de estar vacunados, con cubrebocas y debieron someterse a la realización de test rápidos para descartar la posible presencia del virus.

Si estas personas estaban vacunadas ¿Por qué ingresan al espectáculo con cubrebocas? Si están “inmunizados” por medio de la inoculación ¿Por qué se les debe practicar el test?

Varios sectores de la sociedad mostraron disconformidad con la implementación de este pase ya que los limita a circular e ingresar a espectáculos públicos en condiciones de igualdad.

La vacuna no es obligatoria” es el mensaje que transmite por lo bajo el Poder Ejecutivo, pero lo cierto es que se aboga por un discurso con mayor énfasis en campañas engañosas que alientan a una vacunación masiva. En estas campañas persuasivas se emplean términos tales como “Libertad solidaria, obligación moral y ética”.

A su vez, se apoyan en líderes de opinión para que el mensaje sea más efectivo-Los Andes y la pandemia- empleando mecanismos y recursos estéticos bajo el lema “espalda con espalda, todos juntos podemos cambiar esta historia, juntos podemos mover montañas”.

Hacer lo imprescindible con los imprescindibleseste es el eslogan que adoptó el Grupo Asesor Científico Honorario-GACH- para argumentar que todos los uruguayos deben ser vacunados para lograr la tan ansiada inmunidad de rebaño.

Vayamos al significado de imprescindible ; imprescindible es persona o cosa que se considera necesario y no se puede dejar de tener consideración. Este término es un adjetivo de origen latín -praeschindere- que significa “cortar por delante”, con el verbo “scindere” que expresa “cortar o dividir”.

Con este juego de palabras se pretende limitar las acciones libertarias de los uruguayos. ¿Quién determina lo que es imprescindible para cada uno de nosotros? ¿Por qué cargar sobre el peso de nuestros hombros tamaña responsabilidad?

Ahora bien, cada uno debe determinar, de acuerdo al juego de palabras, quiénes son los imprescindibles.

Suena un poco contradictorio hacer lo “imprescindible con los imprescindibles” porque para cada sujeto existe un grupo de personas que serán imprescindibles pero para otros quizás sean otras. Entonces cómo conjugar esta frase con lo imprescindible de la sociedad en su conjunto.

¿Queda lugar para los prescindibles en esta sociedad?

Identidad sanitaria

Para algunos teóricos como Castells (2003) la identidad es la construcción de sentido, atendiendo a uno o varios atributos culturales, priorizándolos del resto de atributos, que se construye por el individuo y representa su autodefinición.

Por su parte, Jenkins -2004- sostiene que la identidad es nuestra comprensión de quiénes somos y quiénes son los demás. Desde esta perspectiva, agrega, la Identidad es resultante de acuerdos y desacuerdos, es negociada.

La implementación del “Pase responsable” conlleva una serie de cambios tanto a nivel de sociedad como en el propio individuo.

Cambios en lo que respecta a la clasificación de individuos que serán “premiados” de hacer determinadas cosas, de ingresar a lugares y ejercer su derecho a la libre circulación sin restricciones.

Por otra parte, se encuentra la otra cara de la sociedad, la que resiste, con argumentos válidos, a ser inoculados y esta decisión los llevará indefectiblemente a restringir su movilidad, a no poder acudir a determinados lugares que serán rotulados “sólo para vacunados”.

Más que una implementación es una imposición social que tiene como objetivo llegar a la vacunación total.

Quiénes queden por fuera de esta nefasta maniobra vivirán alienados portando una identificación de ciudadano irresponsable.

Quiénes diseñen esta identidad sanitaria sabrán, de antemano, que existirán personas que no serán aceptadas ni identificadas como miembros de esa comunidad. Sabrán que serán estigmatizados y etiquetados de “irresp0nsables” por no seguir o hacerse eco del pluralismo identitario que se quiere imponer.

Quién construye la identidad colectiva, y para qué, determinan en buena medida su contenido simbólico y su sentido para quiénes se identifican con ella o se colocan fuera de ella” -Castells, 1998-

En la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos se destacan aspectos claves en torno a los adelantos de la ciencia y la preservación de la sociedad en su conjunto.

El artículo 3 resalta el principio de la Dignidad humana y Derechos Humanos;

1-”Se habrán de respetar plenamente la dignidad humana, los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

2-”Los intereses y el bienestar de la persona deberían tener prioridad con respecto al interés exclusivo de la ciencia o la sociedad”.

Libertad condiciona (da)

Kant -1724- 1804-parte de la premisa de que sin no fuéramos libres ninguna exigencia moral tendría sentido.

Siguiendo la línea del pensamiento de este filósofo ¿Qué puede hacer un ser humano que piensa por cuenta propia ante una decisión moral?

Porque eso es lo que pretenden que hagamos, que tomemos una decisión moral frente a una situación sanitaria que presenta, cómo única solución, a la inoculación como una especie de ley universal .

Los seres humanos somos seres morales. Enjuiciamos moralmente nuestras acciones y las de los demás; se puede afirmar que moral es experimentar sentimientos de culpa, resentimiento e indignación.

¿Cuál es el objetivo moral de imponer un pase responsable?

Hostigar mediante la culpa, haciéndolos sentir indignos por creer que no es justa tal imposición.

Estamos ante una especie de imperativo hipotético, al decir de Kant, “Si quieren que las cosas vuelvan a la normalidad, entonces vayan y vacúnense”. Este imperativo condicionado supone la obligación de inocularse para recobrar nuestra restringida libertad .

La responsabilidad existe siempre hacia alguien o algo. Se trata de responsabilidad allí donde la persona debe rendir cuentas del resultado de sus acciones. ¿Acaso se debe rendir explicaciones de por qué se decide la abstención de participar en un ensayo clínico experimental?

¿Es acaso moral que seamos tildados de irresponsables y condenados socialmente por tomar la decisión y control sobre nuestro cuerpo?

La mirada del “otro” me obliga a tomar posición porque habla, pro-voca, evoca y con-voca, en especial cuando se trata del marginado y del excluido.

Ante la inminente llegada de esta identificación sanitaria nos mirarán, nos condenarán de inmorales, irresponsables faltos de toda ética porque así fue planificado, así fue pensado.

Asistiremos a un período bélico de miradas ruinosas , persecución y otros síntomas de fricción social que serán originados por la nueva identidad sanitaria.

 

- Ver contenido original -

Deja un comentario