NOTICIAS
España

Varios municipios de España se alzan contra las antenas 5G

MARÍA VAQUERO
Elmundo.es 14/06/2021

Galapagar, Getafe, Leganés y Navacerrada piden una moratoria contra estas instalaciones

Problemas de salud, impacto medioambiental y hasta «control social». Éstas son algunas de las contraindicaciones que recogen asociaciones repartidas por toda Europa en contra de la implantación del 5G. En municipios españoles como Totana (Murcia) o Galapagar (Madrid) ya se han presentado a Pleno sendas moratorias que denuncian la «falta de información de los vecinos» respecto a las consecuencias del 5G y piden un «estudio científico que certifique las mismas».

Aunque en Galapagar la propuesta de prórroga de la nueva red fue rechazada a mediados del pasado mes de mayo, esta localidad fue la primera de la Comunidad de Madrid en solicitarla. En este caso, la moratoria fue lanzada por Ecologistas en Acción y respaldada por la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y uno de sus colectivos, la Asociación Ítaca.

Además de la moratoria, la moción incluye la creación de una ordenanza que regule las instalaciones radioeléctricas del municipio así como transparencia en «la posible ubicación de todas las antenas 5G (antenas y celdillas) que se pretenden instalar». «Nosotros nos basamos en el hecho de información, más allá del tema ecológico. Fuimos rescatando lo que pedía el Defensor del Pueblo, que era paralizar la implantación hasta que se realizasen los estudios suficientes», relata Celia Martell, concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Galapagar.

A pesar del fracaso de la moratoria en este municipio, Luis Luengo, portavoz de la Asociación Ítaca, expresa que en Galapagar no se dan por vencidos: «Ahora que no se aprobó nuestra solicitud en el Pleno municipal, estamos siguiendo las iniciativas de la coordinadora del 5G y tenemos en mente la preparación de un acto en junio, con motivo del día de la contaminación digital a nivel europeo. Poco más se puede hacer, más que recopilar información y conseguir lo que pretendemos. Al menos contamos con el apoyo de las firmas de 150 vecinos, recogidas por Ítaca, a favor de la prórroga».

MÁS ANTENAS

La principal ventaja del 5G es que tiene capacidad de transmitir datos a mayor velocidad. Para eso se necesitan más antenas, una cada 50 metros. Respecto al 4G, la nueva actualización ofrece una mayor velocidad y conexiones masivas. Según explica a este diario Gabriel Sánchez, coordinador del área de digitalización y contaminación Electromagnética de Ecologistas en Acción, «ni Galapagar ni ningún otro municipio tienen el poder para decidir que no se instala una antena. Lo que se necesita es dar la información sobre los riesgos del 5G a los ciudadanos».

A la iniciativa de Galapagar le han seguido otras localidades de la autonomía madrileña como Getafe, Navacerrada y Leganés. En esta última, ya se han instalado hasta tres torres en el mismo edificio, del que es vecino Gustavo Guzmán, portavoz de la Plataforma Vecinal 5G de Leganés. «Nosotros nos enteramos cuando ya las estaban montando, nadie nos avisó con anterioridad. Han puesto tres estaciones de telefonía base (Orange, Vodafone y Movistar) de tonelada y media cada una, aunque actualmente solo funciona la de Movistar. Hace unos días solicitaron el visto bueno de impacto medioambiental para activar las dos restantes», relata Gustavo a este diario.

Aunque ya han presentado varios recursos y alegaciones, los vecinos de Leganés tienen planeado movilizarse frente al Ayuntamiento en el Día internacional contra las emisiones electromagnéticas, que se celebra el 24 de junio. «Hasta que la delegación de Gobierno no responda, aquí seguiremos. Presionaremos al Ayuntamiento para que dialogue con los vecinos. El tema nos preocupa muchísimo», se sincera Gustavo.

Por su parte, los municipios de Navacerrada y Getafe están poniendo en marcha sus moratorias contra la instalación de las nuevas antenas, aunque, según Gabriel Sánchez, «hasta finales del mes de junio no se presentarán los problemas del 5G a los diferentes partidos políticos del Ayuntamiento». Además de la petición de prórroga, los vecinos de estas dos localidades solicitan conocer la localización de cada una de las antenas que ya se hayan instalado, pues, según defiende Gabriel, «tienen derecho a saber si están expuestos a las ondas electromagnéticas».

Conforme a diferentes estudios, esta tecnología afecta con más virulencia a enfermos de cáncer, niños y ancianos. Es por ello que desde el departamento en el que trabaja Gabriel «siempre decimos a los vecinos que ‘peleen’ con las teleoperadoras antes de la instalación de las antenas», ya que después es muy difícil quitarlas. «Desde Ecologistas en Acción recibimos casi a diario consultas de gente sobre qué hacer cuando les han puesto una antena en el edificio. Sabemos que es perjudicial para la salud y el medio ambiente, pero no podemos hacer nada sin la intervención política», concluye.

Deja un comentario