COLUMNA
Uruguay

Pan y circo

Natalia
Licenciada en Comunicación
NO+Mentiras 14 de Junio de 2021

Mientras el circo dure, nos seguirán entreteniendo con pan duro. Ya lo decía Galeano “ el mundo se divide, sobre todo, entre indignos e indignados, ya sabrá cada quien de qué lado quiere o puede estar...”

Esta frase se retrotrae a la antigua Roma y es conocida para referirse al entretenimiento del pueblo mientras padece sufrimiento.

Si extrapolamos esto a la actualidad, a Uruguay, perfectamente podemos afirmar que estamos ante una de las más hábiles estrategias distractoras, en la que el pueblo uruguayo ha olvidado sus derechos y el deber de cuestionar a los actores políticos.

 

En medio de esta fingida situación, la plandemia llega para desmantelar y atropellar los derechos de los ciudadanos disfrazada de decretos y medidas irrisorias. El 13 de marzo del 2020 se decreta el Estado de emergencia nacional como consecuencia de la pandemia COVID.-19 (N° 093/020) , concomitantemente se prohibe el desembarco de pasajeros provenientes de zonas de alto riesgo (N° 094/020), se dispone el cierre temporal de centros vacacionales (N° 112/020) limitando la semana de turismo a un encierro voluntario y coercionado. Así continúan una serie de medidas que limitan la realización de actividades por parte de los uruguayos.

Una emergencia sanitaria que se cuela en el tejido del entramado social para dar paso a una situación de desamparo y desigualdades económico- sociales.

El derecho a la educación de cientos de miles de niños se ha visto lesionado por la arbitrariedad del poder político. Recordemos que estos niños no cuentan con acceso a internet; en la mayoría de los casos sus dispositivos no funcionan y deben hacer frente a una situación para la que no han sido preparados. ¿Quién debe hacerse cargo del derecho a la educación? Por supuesto que es el Estado pero actúa en modo restringido.

A esto se le suma la limitación del derecho a reunirnos (establecido en el art. 38 de la Constitución de la República) extendiendo las potestades de las autoridades para actuar en lo que ellos entieneden por “aglomeración”.

Ni hablar de la inmensa mayoría de pequeñas y medianas empresas que se vieron obligadas a dar cierre a sus proyectos a causa de una situación económicamente insostenible.

Asistimos a un momento en el que se ha instalado una teórica paradigmática que pretende dejarnos de lado, anularnos u omitirnos en nombre de un conocimiento que se cree verdadero, o en nombre de los derechos de una ciencia que “algunos” creen ser poseedores.

Hoy padecemos sufrimiento, dolor, ausencias, negligencias  y hambre ¿qué más pretenden que padezcamos?

En fin, ya lo decía Galeano “ el mundo se divide, sobre todo, entre indignos e indignados, ya sabrá cada quien de qué lado quiere o puede estar…”

Mientras el circo dure, nos seguirán entreteniendo con pan duro.

- Ver contenido original -

3 comentarios en «Pan y circo»

  1. Otra de las frases romanas muy significativas…»Roma no paga traidores…». La frase –en latín, «Roma traditoribus non praemiat»–, que hoy día se usa como advertencia a quien pueda albergar intenciones de cometer una traición de que no va a obtener recompensa por ello, proviene de una tradición popular de origen incierto. A buen entendedor, pocas palabras bastan…

Deja un comentario