NOTICIAS
Reino Unido

Científicos de la Universidad de Swansea encuentran altos niveles de nanoplásticos y otros contaminantes dañinos en las mascarillas.

Dr Sarper Sarp
Project lead of Swansea University College of Engineering
swansea.ac.uk 7/05/2021

Los científicos de la Universidad de Swansea, en el Reino Unido, han descubierto contaminantes químicos potencialmente peligrosos que se liberan de las mascarillas desechables cuando se sumergen en agua.

La investigación revela altos niveles de contaminantes, incluidos plomo, antimonio y cobre, dentro de las fibras plásticas y de silicona de las mascarillas faciales desechables comunes.

El trabajo es apoyado por el Instituto de Materiales Innovadores, Procesamiento y Tecnologías Numéricas (IMPACT) y el Centro de Conocimiento e Innovación SPECIFIC.

El líder del proyecto, el Dr. Sarper Sarp, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Swansea, apoya el uso de mascarillas, sin embargo dijo que “necesitamos más investigación y regulación sobre la produccións, para que podamos reducir cualquier riesgo para el medio ambiente y la salud humana”.

Como se describe en un artículo reciente, las pruebas realizadas por el equipo de investigación utilizaron una variedad de mascarillas, desde lisas estándar hasta las mascarillas festivas y novedosas para niños, muchas de las cuales se venden actualmente en tiendas minoristas del Reino Unido.

El aumento de mascarillas de un solo uso y los desechos asociados, debido a la pandemia de COVID-19, se ha documentado como una nueva causa de contaminación. El estudio tuvo como objetivo explorar este vínculo directo, con investigaciones para identificar el nivel de sustancias tóxicas presentes.

Los hallazgos revelan niveles significativos de contaminantes en todas las máscaras probadas, con micro / nanopartículas y metales pesados liberados en el agua durante todas las pruebas. Los investigadores concluyen que esto tendrá un impacto ambiental sustancial y, además, planteará la cuestión del daño potencial a la salud pública, advirtiendo que la exposición repetida podría ser peligrosa ya que las sustancias encontradas tienen vínculos conocidos con la muerte celular, la genotoxicidad y la formación de cáncer.

El Dr. Sarper Sarp continuó:

“La producción de mascarillas de plástico desechables (DPF) solo en China ha alcanzado aproximadamente 200 millones por día, en un esfuerzo global para abordar la propagación del nuevo virus SARS-CoV-2. Sin embargo, la eliminación inadecuada y no regulada de estos DPF es un problema de contaminación plástica que ya estamos enfrentando y que seguirá intensificándose.

También es necesario comprender el impacto de dicha lixiviación de partículas en la salud pública. Una de las principales preocupaciones con estas partículas es que se separaron fácilmente de las mascarillas y se lixiviaron en el agua sin agitarlas, lo que sugiere que estas partículas son mecánicamente inestables y están disponibles para desprenderse fácilmente.

Por lo tanto, es necesaria una investigación completa para determinar las cantidades y los impactos potenciales de estas partículas que se filtran al medio ambiente y los niveles que inhalan los usuarios durante la respiración normal. Esta es una preocupación importante, especialmente para los profesionales de la salud, los trabajadores clave y los niños que deben usar máscaras durante una gran parte de la jornada laboral o escolar. «

El equipo de investigación incluye al profesor Trystan Watson, al Dr. Javier Delgado Gallardo y al Dr. Geraint Sullivan.

La operación IMPACT está financiada en parte por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Gobierno de Gales y la Universidad de Swansea.

Deja un comentario